Un pequeño pedazo de vacaciones

Acabo de volver de mi viaje y aún no me he repuesto. Puede que el hecho de haberme despertado en otro lugar, más acogedor, con olor a tierra húmeda, desayunos en la terraza rodeado de árboles, el sonido de fondo del arrullo de las palomas (ahora lo entiendo) y una casa llena de brazos abiertos tenga algo que ver. He pasado casi cinco días en un lugar idílico a orillas del río Gállego (nótese la velada coincidencia), donde he encontrado por fin una sensación casi olvidada: la paz interior, la sensación real de sentirme de vacaciones.
No creo que el hecho de no tener que cocinar ni trabajar o el de huir de Madrid haya influído. Estoy hablando de algo más personal, una sensación que sólo puede estar provocada por el clima interior, por las sensaciones que te puede transmitir un lugar o una gente. El hogar es un espacio nómada que reside sólo en dónde pueda sentirlo y eso, para mí, es un descubrimiento notable. Puede que sea gracias a tí, o a los tés aromáticos, a la piscina gigante, al corte de pelo, a la magdalena de Proust con sabor a judías verdes, al día que llovió y nos mojamos, al pastel ruso, a las charlas en la terraza bajo la luna amarilla o a los despertares furtivos. Estaba tan nervioso antes de llegar... Puede que sólo sea que los lomeros me recibieron con una sonrisa o que este viaje me haya dado la clave de tantas cosas, de mi admiración, de la necesidad de un cambio, de la clave del idealismo o del hecho de saber que lo he encontrado. ¿El qué? Estais preguntando demasiado...
He vuelto, atravesando el paisaje lunar. Pero cierro los ojos y, si me esfuerzo un poco, aún puedo sentirme en las nubes.
Como cierre, un último texto para los que, como a mí, sólo les espera una cama vacía y una almohada cargada de proyectos y preocupaciones:
"Vamos a Génova a divertirnos. A practicar sexo con el mundo.
A desnudarnos dentro de los bancos y a gritar que el horror
económico será derrotado por el calor de los cuerpos. Cuando nos
hayan acompañado a la salida, la duda les rondará durante días."
Wu Ming
Esta revolución no tiene rostro
Mañana volverá la mirada que me hace capaz de cambiarlo todo, de soñarlo todo. No espero que me entendais. Todos, no.

11 divagando:

Jelen disse...

Hoy sin palabras, sólo:

:)

Almu disse...

Para mí también ha sido un viaje maravilloso... aunque tú sabes expresarlo mejor. Te olvidas del Colín... mmm... (ayer se metió en mi casa y mi madre estuvo persiguiéndole durante 5 minutos, no quería salir)

Me alegro de que te gustase el texto, hay más subrayados por todo el libro. Me flipé un poco al leerlo...

Luego nos vemos ;)

El chico desenfocado disse...

Te leo bien, neno... Parece que eso de Madrid al cielo va a ser cierto. Será porque más bajo no se puede caer...
Sigue sonriendo por dentro, aunque por fuera sigas teniendo mierda para todos.

she is like a rainbow disse...

linda imagen...esta muy bueno ese texto del final :]

que bueno que tengas buenos recuerdos de los viajes...yo hace tiempo que no tengo vacaciones...solo tienen el nombre pero no son vacaciones


saludos

Alice disse...

Tal vez no lo entienda, pero en el fondo sí. Sensaciones parecidas.

Que bonito.

Anónimo disse...

Qué lindo!

kay disse...

:) siempre en el clavo. cuándo nos vemos? m vy el sábado a donosti. cuidate

Elena y Andrea disse...

Vagooooooooo a ver si actualizas, que ya no tienes "visita" en casaaaa :p

V disse...

Vaya, vaya, veo que tengom seguidoras que no dudan en echarme la bronca cuando hago el vago... Tranquilos, pronto, V en el país de la zurra y otras magníficas aventuras, con japo pintoresco incluído.
Parece mentira, pero echo de menos mi casa llena de visitas, ese toque femenino en un piso algo inhóspito. Un abrazo, locas!!

Almu disse...
Este comentário foi removido por um gestor do blogue.
Almu disse...

Mmmm, que tal mis pequeñas drugas?? -jelen y andrea- Jugando a golf y disfrutando de las comidas de mamá Eva??

Qué solito hemos dejado al pobre V en su casita de Principe Pío... sin sus chicas. Pasadlo bien, y keep on touch maidarlin!

top