Back in black

Cumplí mi palabra y huí por el asfalto que lleva hasta el océano. Recién aterrizado en el mundo real, después de perderme fugazmente en los canales y arenales de Aveiro. Desconectado de cualquier realidad exterior tras mi disfraz de turista pies-negros, a mi llegada vuelvo a encontrarme que el mundo no ha aminorado su implacable inercia hacia el caos y la estupidez. En estos últimos tres días, los aviones siguen cayendo sobre el océano y los trenes explotan en las vías. Doce personas han decidido suicidarse para estar al lado de su ídolo, Michael Jackson. Al menos otras treinta han muerto en Irak a causa de un coche bomba que saludaba el deseado fin de la ocupación americana. Mientras, en Tegucigalpa, los militares asaltaron a balazo limpio el palacio presidencial para expulsar del país en pijama al líder democráticamente elegido. Parece suficiente trajín para setenta y dos horas pero no hemos hecho más que empezar.


En Irán, acallada a tiros la revuelta de las pasadas semanas, ha comenzado la purga a puerta cerrada. Al oeste, Bernard Madoff ha sido condenado a ciento cincuenta años de cárcel que, en la práctica, se quedarán en menos de cinco, mientras sus amigotes siguen repartiendo dividendos y exprimiendo vuestras hipotecas. ¿Qué será de la Justicia? Una madrileña de veinte años ha dejado huérfano a su hijo recién nacido al convertirse en la primera víctima mortal de Gripe A en la Península Ibérica. El 27% de los inmigrados en España están en paro y, al tiempo que algunos regresan o buscan nuevos destinos, otros siguen viniendo a darse de bruces con una Europa decadente cerrada a cal y canto. Na Galiza, las primeras medidas del gobierno conservador han sido la eliminación de la lengua vernácula de las oposiciones públicas y la supresión de los libros de textos gratuítos para los escolares. Demasiados cabos sueltos que procesar para volver a acostumbrarse a la cruda cadencia de las desgracias. Hace demasiado calor, no consigo conciliar el sueño y ya no tengo cinco kilómetros de arena virgen y Atlántico ante los ojos. Hasta aquí puedo leer. Comienza Julio, vuelvo a las ondas.


acdc - back in black


 
top