El anunciado retorno de Caín


Baja uno al mundo real después de haber estado algo ausente, mental y geográficamente, y se encuentra de nuevo en la pertinaz miseria humana llamada historia. Condenada eternamente a repetirse, a perpetuar el largo capítulo de la violencia en la sociedad moderna y civilizada. Tres vistazos a los titulares de los periódicos. En Irán, un manifestante es abatido a tiros por mercenarios gubernamentales en las multitudinarias protestas contra el fraude conservador en las elecciones. El Movimiento Social Italiano, un partido extraparlamentario de ultraderecha fundado por Mussolini hace casi un siglo, ha anunciado que sus paramilitares de la autodenominada Guardia Nacional Italiana patrullarán las calles para limpiarlas de inmigrantes y delincuentes sin que nadie parezca dispuesto a impedirlo. En Barcelona, un tribunal ha condenado a pagar una multa irrisoria de seiscientos euros a los cuatro mossos d'escuadra grabados en vídeo mientras vejaban y golpeaban brutalmente a un detenido. Once minutos de miedo se pagarán a menos de cincuenta euros cada uno. Seis compañeros de su comisaria de Les Corts cumplen seis años de cárcel por el mismo delito y otros dos cumplirán seis meses. Me juego algo a que no serán los últimos. El mundo sigue girando sobre los mismos ejes y somos incapaces de verlo venir. Hay quien prefiere no verlo.


top