Matinée

Hay mañanas de sábado, cuando estoy de buen humor y nadie me mira, en las que me gusta cantar a solas canciones viejas de cuando era un chaval. Cantar mal, he de reconocerlo, pero ésa no es la cuestión. Hay mañanas callejeras de cámara de fotos y Hellacopters; mañanas agonizantes dedicadas a los Pixies y al zumo de naranja; mañanas soleadas en las que añoro la lluvia y silban gaitas y axoúxeres; mañanas resacosas y quinceañeras atronadas por Sepultura; mañanas en las que pienso en ti y me castigo escuchando a Soundgarden. Por suerte, hoy no es de ésas. Esta mañana soy el tipejo trasnochado y sonriente que corea a voces a los Chichos mientras los vecinos miran y el sol acaricia, por fin, esta piel ajada y noctámbula.

Los Chichos - Quiero ser libre


 

5 divagando:

kay disse...

me gustan esas mañanas, ahora que acabo de verte por un agujerito

kay disse...
Este comentário foi removido pelo autor.
Enric disse...

Quizá no sea mas que la melancolía que nos produce el recuerdo de algo que fue tierno, no?
La juventud, en su etapa mas inocente al descubrir el mundo, es ternura.

Salut compi!

Enric

Anónimo disse...

Hay mañanas que salto a la calle con una única misión: comprar tabaco y saciar las ansias más profundas. Es entonces cuando descompuesto por el reciente despertar me adentraba en el estanco de Dios para pedir un poco de pueblo. Qué placer ver esta foto...Un abrazo desde tierras bizkainas!!!!niko.

karen disse...

:)

top